CALENDARIO COPTO

Ene 7th, 2013 | By | Category: Calendario

 

 

La Fiesta del Nayruz marca el primer día del calendario copto conocido como el Año de los Mártires “Ano Martyrum” y su celebración cae en el día primero del mes llamado Tout, el primer mes del año copto, que generalmente coincide con el día 11 de septiembre.El calendario copto, el más antiguo de la historia, tiene su origen tres milenios antes de Cristo. La fecha exacta de su origen es desconocido, pero se cree que Imhotep, el funcionario supremo del rey Zoser (2670 a.C.) tuvo un gran impacto en la elaboración de este calendario.

Históricamente, los antiguos egipcios usaban un calendario inicialmente civil basado en un año solar que constaba de 365 días solamente, sin hacer ningún ajuste para el trimestre adicional de un día al año. Sin embargo, mientras tanto, ellos conocían un calendario astronómico que está basado en un concepto astronómico a saber el orto heliaco[1] de una estrella brillante llamada Sirius (Sothis[2])” Can Mayor, la Estrella de Perro ” en el alba del horizonte oriental.
 El día de la salida heliaca de Sirius se marca el primer día del año.Sirius o SPDT, en egipcio antiguo, se caracteriza por alta luminosidad y es miembro de la constelación Can Mayor, se encuentra a unos 8,6 años luz de la Tierra.

 El primer día coincide con la llegada del punto más alto de inundación del río Nilo[3] en Memphis, al sur oeste de El Cairo, la capital de Egipto durante los primeros tiempos dinásticos del antiguo reino. Las discrepancias en la duración de los años fueron sometidos a complejos cálculos, considerando estelares, solares y los ciclos lunares. Sothis, coincidía con el día de Año Nuevo del calendario civil con precisión cada 1460 años. Cada ciclo se lo conoce como el ciclo de Sirius.
Un registro existe antes del siglo III a.C., Censorinus en el año 139, el primer día del Año egipcio Civil coincidió con el orto helicoidal de Sirius, marcando el final de un ciclo Sotico.
Este fenómeno se ha celebrado mediante la emisión de monedas, en la parte posterior de las cuales aparece la inscripción en griego “A ION”, lo que indica el fin de una era. Egipto, entonces estaba bajo la dominación romana del emperador Antonino Pío, la noción del tiempo eterno estaba personificado y divinizado. Un relieve de la deidad Aion se encontró en Oxyrhnichus, hoy día el-Bahnasa en el Egipto Medio, esta noción, encontró su camino en el mitraísmo[4] persa y en el gnosticismo.[5]
Avistamientos similares se registraron en el año séptimo del reinado del rey Senuse’rt tercero (1878-1841 a.C.) de la tercera dinastía. La fecha del evento fue el día 16 del mes cuarto de la temporada segunda.
Las discrepancias entre el ciclo estelar anual y el ciclo solar se realizaron a lo largo del curso de siglos y milenios. La diferencia es muy pequeña, sin embargo, a lo largo del transcurso del tiempo se hizo visible y caótico. Los siguientes relatos antiguos egipcios, ilustran el efecto resultante de la diferencia cada vez mayor. Un registro de una inscripción del reinado de Amenemhet III (1842-1797 a. C.) describe una visita de su tesorero Harurre a elKhadem Serabit, en el Sinaí, para extraer mineral de color turquesa en el tercer mes de lo que fue, según el calendario civil, el invierno. El hecho era, según la inscripción, el tiempo era la de verano. Harurre describe cómo él y sus hombres sufrieron el mal de las montañas en vez de las marcas de la piel con el calor intenso. El calendario de civiles, pues, estaba fuera de fase con los ciclos solares en aproximadamente siete meses. Un papiro del periodo ramésida[6] se describe en el siglo XIII a.C. “El invierno ha venido en verano, los meses se invierten, las horas de confusión”.

Cabe señalar que los antiguos egipcios con su calendario civil se refiere al año en que regia cada rey y sus dinastías. Al contar hacia delante y hacia atrás, en orden cronológico tiene relación con tres levantamientos helicoidal de la estrella Sirius antes mencionadas. En el año 664 a.C., el comienzo de la Vigésima sexta Dinastía (Período saíta[7]) la cronología egipcia se hizo más precisa. Sin embargo, a pesar de las historias mencionadas anteriormente, la subdivisión del año en tres estaciones basadas en las inundaciones del río Nilo y las actividades agrícolas se mantuvo, observando precisión, a lo largo de los milenios. Las actividades agrícolas eran: la inundación del río Nilo “Acht”, siembra “Bert” y la cosecha “Shemmo”, esta subdivisión posiblemente se produjo durante el período ramésida de la Decima novena dinastía.

 El Año copto es la extensión del antiguo año egipcio civil que conserva su subdivisión en las tres estaciones, cuatro meses cada uno.

 Las tres estaciones son conmemoradas por rezos especiales en la Divina Liturgia Copta.

 
 El calendario copto tiene 13 meses, 12 de 30 días cada uno y un mes intercalado al final del año de 5 o 6 días, dependiendo si el año es un año bisiesto o no.

 El año se inicia el 11 de septiembre en el calendario gregoriano y el 12 en el año anterior al año bisiesto. El año bisiesto cóptico sigue las mismas reglas que el gregoriano de modo que el mes adicional tiene 6 días en el año anterior a un año bisiesto gregoriano. Los nombres de los meses y sus fechas de inicio son los siguientes:

 
[1] El orto helíaco de una estrella es su primera aparición por el horizonte este después de su período de invisibilidad –aproximadamente seis meses–.
[2] Sotis o Sothis “Brillante del año nuevo”, es el nombre griego que los antiguos egipcios daban a una estrella excepcionalmente significativa para ellos y a la que identificaban con la diosa Sopdet de la mitología egipcia.
[3] En el idioma copto, la palabra piaro (sahídico) o phiaro(boháirico) significa «El río», literalmente «El gran canal».
[4] Se denomina mitraísmo o misterios de Mitra a una religión mistérica muy difundida en el Imperio romano entre los siglos I y IV d. C. en que se rendía culto a una divinidad llamada Mitra o Mitras.
[5] El gnosticismo es un conjunto de corrientes sincréticas (conciliación de corrientes) filosófico-religiosas que llegaron a mimetizarse con el cristianismo en los tres primeros siglos de nuestra era,  declarado herético.
[6] Al periodo que comprende las dinastías XVIII y XIX se le suele denominar época ramésida, por el nombre de sus más importantes faraones, entre ellos Ramsés I y Ramsés II.
[7] La dinastía XXVI transcurre del año 672 a 525 a. C., también denominada Saíta, por tener su capital en Sais; fue la última dinastía nativa que gobernó Egipto antes de la conquista persa.
FUENTE
http://nitzu-higimani.blogspot.com.es/2010/09/el-calendario-copto.html

Leave a Comment