CARTA SUPLICANTE DE MIGUEL HERNÁNDEZ A GARCÍA LORCA PARA SU LIBRO PERITO EN LUNAS

Abr 3rd, 2013 | By | Category: Biblioteca Virtual, Epistolarios, Sin categoría

 

 

 

 

Orihuela, 10 de abril de 1933

Sr. D. Federico G. Lorca.
 

 

   Admirado poeta amigo:
    Le escribí hace mucho. Perdone. Pero se ha quedado todo: prensa, poetas, amigos, tan silencioso ante mi libro, tan alabado -no mentirosamente, como dijo- por usted la tarde aquella murciana, que he maldecido las putas horas y malas en que di a leer un verso a nadie.

   Usted sabe bien que en este libro mío hay cosas que se superan difícilmente y que es un libro de formas resucitadas, renovadas, que es un primer libro y encierra en sus entrañas más personalidad, más valentía, más cojones -a pesar de su aire falso de Góngora- que todos los de casi todos los poetas consagrados, a los que si se les quitara la firma se les confundiría la voz.
    Por otra parte, aquí, en mi pueblo – ¡pueblo mío! -, donde al que me gritaba: Yo te he comprado un libro creyéndole bueno y me has dado arpillera, yo he leído a Campoamor... -¡ea!-, decía yo: Ved los periódicos de Madrid pronto, he quedado en ridículo, porque de toda la prensa madrileña, sólo Informaciones se desvirgó hablando de mis poemas por el pico de Alfredo Marqueríe, diciendo cuatro burradas. El tío, antes de decir: ¡Qué burro soy!, dijo: ¡Se ha extraviado el poeta, se ha oscurecido!
Por otra parte, en mi casa soy el cristo de los cinco sampedros: me niegan la mitad del pan; me niegan, padre y madre y sus hijos, como hijo de aquéllos, como hermano de éstos; les avergьenza el que haga versos; no quieren darme vestidos nuevos, y hasta a los pantalones viejos que tengo no les quieren poner remiendos, que amordacen rotos proclamadores de nalgas mías. Hoy mismo, hoy, me han escondido la llave del huerto para que pudiera entrar en él. Y yo he saltado a la torera la tapia, no la valla, y aquí, en este chiquero de abril, aquí, donde ha tenido el suyo Perito en lunas este estío, bajo esta higuera, que dilataban hasta sus pámpanos mi carne de acordeón semejante a una palmera degollada, aquí le escribo esto desesperado, desesperado.

    Me alegran las noticias que leo -de prestado- de los triunfos que se suceden, que se sucedem. ¡Me alegran! y le envidio.
    El otro día he visto en El Sol la crítica de un libro de romances. El crítico dice que al pronto resuena la voz suya, pero que sólo a primera vista. Yo, nada más por el ejemplo que pone allí de romance, adivino en ese Félix no sé qué un plagiador casi.
    Federico: no quiero que me compadezca; quiero que me comprenda.
   Aquí, en mi huerto, en un chiquero, aguardo respuesta feliz suya, y pronto, o respuesta simplemente; aquí, pegado como un cartel a esta tapia, detrás, de la cual viven padres pobres, con tantos hijos y tan poca casa, que, para que los niños no vean los orígenes de su fabricación, el comienzo de sus hermanos, se salen al callejón a reanudarse las noches más empinadas.
Un abrazo
MIGUEL HERNÁNDEZ G.
Orihuela, 10 de abril del 1933.
Dirección: Arriba, 73.
 

  SELECCIÓN DE POEMAS DE PERITO EN LUNAS

 

                                                                          

 

 

[Palmero+y+Domingo+de+Ramos.jpg]

 

 

 

 

Luz comba, y no, creada por el mozo,
talludo espulgador de los racimos:
no a fuerza, y sí, de bronces en rebozo,
sí a fuerza, y no, de esparto y tiempo opimos.
Por el domingo más brillante fuimos
con la luz, enarcada de alborozo,
en ristre, bajo un claustro de mañanas,
hasta el eterno abril de la persianas.

 

 

 

 

Anda, columna, ten un desenlace
de surtidor. Principia por espuela.
Pon a la luna un tirabuzón. Hace
el camello más alto de canela.
Resuelta en claustro, viento esbelto pace,
oasis de beldad a toda vela
con gargantillas de oro en la garganta:
fundada en ti se iza la sierpe, y canta.

[Cohetes.jpg]
                                                                                           Subterfugios de luz, lagartos, lista,
encima de la palma que la crea,
invención de colores a la vista,
si transitoria, del azul, pirea.
A la gloria mayor del polvorista,
rectas la caña, círculos planea:
todo un curso fugaz de geometría,
principio de su fin, vedado al día.
 [Palmero.jpg]
A galope la tierra y a cercenes
el azul es el itsmo de más talla,
que por oros los une donde se halla
el viento bronceado de vaivenes.
Jinete que a tu misma grupa vienes
para entrar con las luces en batalla,
de la copa dorada, por tu empeño,
haz la degollación, tras el ordeño.
[Gallo.jpg]
La rosada,  por fin Virgen María.
Arcángel tornasol, y de bonete
dentado de amaranto, anuncia el día
en una pata alzado un clarinete.
La pura nata de la galanía
es este Barba Roja a lo roquete,
que picando coral, y hollando, suma
“a batallas de amor, campos de pluma”.
[Espantapájaros.jpg]
Es demasiado poco maniquí,
vivo al viento del más visible trigo,
la caña de la escoba para ti,
a la fuerza del pájaro enemigo.
Donde los picos restan pan, allí
te eriges con tu aire de mendigo,
meseguero incorpóreo, que has dejado
riéndose tu cabeza en el granado.
 LIBRO COMPLETO DE PERITO EN LUNAS CON ILUSTRACIONES DE RAMÓN FERNÁNDEZ PALMERAL   

http://lunasperito.blogspot.com.es/

 EPISTOLARIO Y OTRAS CARTAS DE MIGUEL HERNÁNDEZ 
 FUENTE

 

One Comment to “CARTA SUPLICANTE DE MIGUEL HERNÁNDEZ A GARCÍA LORCA PARA SU LIBRO PERITO EN LUNAS”

  1. beatriz basile dice:

    Poeta tan valioso como castigado por la vida. La carta a Garcia Lorca tiene fuerza y tristeza .La misma que encontramos en su magnífica obra.

Leave a Comment