CUENTO DEL NIÑO RARO, EDUCACIÓN PARA LA PAZ

May 27th, 2015 | By | Category: Educación, en España..., Quiénes somos

 

 

100_0588 (Medium)

 

Recordemos que en  la escuela, se  debe educar para la vida y  desarrollar en los alumnos una concienciación para  construir  un mundo mejor, más justo, más humano responsable con la Tierra, y en paz y que permita que todos los habitantes  tengan la misma oportunidades de desarrollo humano .

Una exposición de dibujos, la lectura de poemas, a escenificación de derribar un muro que simbolizaba las barreras, las fronteras, la incomprensión ; son algunas de las actividades realizadas  en cursos anteriores . Este año escribimos un cuento inspirándonos en un poema de Vicente Aleixandre  en el  que nos describe un niño raro .

 Ilustrando cada secuencia y editándose cada niño su propio librito, diseñando la portada, contraportada, tipos de letras etc.

En este cuento colectivo aparece la crueldad , el bullyng o  acoso, el miedo de la víctima, o la incomprensión  de lo que está pasando, el silencio cómplice de los otros o la intervención directa , siguiendo la corriente al matón de turno ,por miedo a convertirse en el próximo acosado; pero también hay una reacción  al concienciarse la mayoría, que solo con la unión romperían el círculo de la injusticia .

Es un cuento escrito por mí, pero escuchando situaciones verídicas de casos reales , vividos por los alumnos o que habían oído hablar  a sus hermanos .

 

 

100_0589 (Medium)

 

EL NIÑO RARO

 

Aquel niño tenía extrañas manías. Siempre jugábamos en el patio  a que él era un general que fusilaba a todos y a nosotros nos tocaba ser los prisioneros de los ojos vendados.

Recuerdo que una vez me tiró, en el mes de Enero, al estanque del parque y un poco más y me ahogo y todo porque dijo que jugábamos a que yo era un pez colorado y él era el pescador .

¡Qué ocurrente era  en sus juegos ¡

Él era siempre el lobo y yo, siempre una  desvalida ovejita  muerta de miedo.

Él era el león y yo la pobre cebra  coja que no podía correr.

Él era siempre el cocodrilo del río que tenía que cruzar , o la boa constrictor y yo una ratita, sin moverme , en una minúscula ratonera  no queriendo salir,  para no ser engullida.

Él era el peluquero y yo el cliente o la clienta a la que se había de afeitar la cabeza por ser un piojoso o una piojosa y se había acabado el Filvit champú.

Siempre me hacía pagar por jugar a fútbol, decía que lo hacía para enseñarme Matemáticas . Cuando no tenía dinero para pagar, entonces me decía que yo jugaba de pelota y era su pelota favorita ¡

Pero el peor día fue aquel que se le ocurrió decir que jugáramos a trenes y dijo que me había tocado ser la vía , por tanto me pasaron por encima todos los vagones.

Cuando malherido y sangrante le pregunte:

-¿Por qué a mí? – él me respondió :

-Porque eres un raro!

 

 

100_0590 (Medium)

 

 Pero, de pronto, algo pasó entre todos mis compañeros , porque se reunieron en secreto y decidieron que alguna cosa se tenía que  hacer, entre todos . Después de mucho hablar comprendieron que  entre todos tenían la suficiente fuerza como para plantarle cara así que  decidieron simplemente aislarlo , no seguir jamás sus  órdenes, ni sus crueles juegos , ni reírle más las gracias y defender a los débiles , todos a una .En sus manos estaba  no consentir, no callar , no seguir la espiral de la violencia contra nadie .

 

Al poco tiempo de ese cambio, el otro se convirtió en el raro, pues a nadie tenía que le siguiera  sus gamberradas, ni sus crueldades  manifiestas. La unión de los otros le debilitó su  tiránico poder .

Y un día vimos un nido de palomas en los árboles del patio, entonces comprendimos que era de  la paloma de  la paz.

 

 MARÍA TERESA BRAVO

 

100_0586 (Medium)

Leave a Comment