EL ADIÓS, DIARIO DEL ÚLTIMO DÍA DE TRABAJO DE UNA MAESTRA, POR MARÍA TERESA BRAVO,

Jun 27th, 2015 | By | Category: Educación, en España..., Quiénes somos, Sin categoría

 

100_2608 (Medium)

 

 

Aquella mañana era consciente que el camino hacia la escuela sería el último y agradecí , más que nunca, el abrazo de los chiquillos atravesando el   bullicioso  patio. Reflexioné que había cruzado media vida llenándome de conocimientos, aspirando a creerme una mujer sabia y la otra media vida vaciándome de tanta acumulada y herrumbrosa sabiduría. En el interludio, había llevado una legión de chiquillos, como aquellos, agarrados a mis faldas y confundiendo mi nombre, a veces, llamándome mamá. .

Al entrar en la sala de profesores, en la pizarra blanca estaba apuntado  mi nombre, con instrucciones para hacer una sustitución de Educación Física en 3º.Les saqué unas pelotas, combas, aros y a jugar .

 

PENTAX DIGITAL CAMERA

En aquel patio, los recuerdos me vinieron como imágenes desordenadas o inconexas en el tiempo : partidos de fútbol , los de 8º contra los maestros y vi a José Manuel, Ramón, Luís Felipe acalorados y los chavales siempre triunfadores; mientras aplaudía una jovencísima Esther, que entonces era maestra en prácticas.

Años más tarde ,esa carrera de nuestro alumno  Álex Valiente, que nos dejó sin aliento, con sus rodillas chorreando de sangre, siguiendo impasible  hasta la meta, regalándonos  a todos una lección de la lucha por la vida .

O El tiempo  en que éramos maestros generalistas e impartíamos  todas las asignaturas, me veo a mí misma haciendo tablas de gimnasia sueca, junto a Rogelio, a nuestros alumnos de 2º.

Después los desfiles de carnaval, qué ilusión siempre¡Cuánto trabajo! y aquel año que entrábamos en la Unión Europea y los disfrazábamos con banderas , otro año de colores, todos de demonios, o de oficios, de médicos y enfermeras, de flores, de personajes de cómic , de inventores o de hindúes o de Charlots y Popeyes…siempre el desfile, la música … y miro hacia el primer piso como buscando la clase de Pili Gubert ,ella  desplegando una pancarta con un “ Castanyada 1990 “ o Carnaval 1991 ¡ Diecisiete semanas culturales, los discursos , teatros, Papá Noel que llega en un coche antiguo, los pajes de los Reyes Magos y de pronto yo, con la cara pinada de negro y haciendo de paje de Baltasar que no me reconocieron ni mis alumnos de primero ¡.

 

 

100_1818 (Medium)

 

La fiesta del agua, a globos , mangueras o la eterna carrera de sacos y de comer rosquillas atadas a una cuerda.. el Cardio que llega , los festivales de poesía, la radio que viene a retransmitir un programa de Poesía en las escuelas , el incendio en colegio, el coche de bomberos y todos los niños detrás como una fiesta, las bicicletadas, los ensayos para la cantata de Sant Jordi , los recreos con peonzas , alguna nieve y todos entusiamados, dejando las clases para disfrutar su milagro  …y apareció  mi hijo, con su pantalón amarillo, todo roto, o con su primer diente en la mano, muy contento,  diciendo   que se le cayó en clase de Ascensión .

 

fotomia

 

 

Busqué en el rincón Este los rosales que ya no estaban. Cada primavera  cortaba rosas y se las ponía en el despacho del Cap de Estudis y de Carmen. y a Pep . La ausencia de los rosales me recordó  a todos los que, un final de curso había dicho adiós, a veces , “con un casi hasta luego, nos vemos “ ; pero la vida siempre une y separa irremediablemente y ya luego el colegio,  nunca había vuelto a ser igual y en ese momento me dolieron sus ausencias, su ración de existencia compartida y ese empeño de trascendencia que de pronto, nos entra  ya intuyendo el final de un tiempo.

Y busqué la acacia, aún tenía hojas y el recordé el poema que, le escribí como preguntándome qué quedaría de mí en el Mestral .

 

 

100_2626 (Medium)

 

 

LA ACACIA

Cuando florece la acacia

en el patio de la escuela ,Alcanzo sus ramas

y me  como sus flores.

¡Oh, sorpresa , cuando les cuento a los niños

que es el árbol del pan y queso de mi infancia!

Reímos y probamos,

de nuevo, el néctar escondido

en sus diminutos cálices violáceos,

Y los pétalos nos saben

como a dulces de otro tiempo.

Habrá una primavera ,

cuando ya me haya ido

y la acacia florezca,

quizás le pregunte

a las hormigas que la recorren

o a los pájaros que le anidan

en sus ramas más altas:

dónde está la maestra

que le hacía sentirse cerezo

de dulces frutos codiciados.

100_2629 (Medium)

 

Y el día  siguió ente  mil anécdotas pequeñas y cotidianas, como en los últimos cuarenta años se habían sucedido, anónimamente, en todas las escuelas del mundo, también en mi vida;como esa de consolar  a Julia, que se me abrazó  porque algo le había  pasado a la hora del recreo o felicitar a alguno por lo bien que  ha hecho la ficha o el dibujo con un “ Precioso” “  “monísismo”, o “espectacular, no me lo puedo creer “ increíble “ Muy bien “.

 

 

 

100_2627 (Medium)

 

Cuando sonó la música para marcharnos  ¿Jordi le pegó un puñetazo a Mohamed o Mohamed a Jordi ¿No sé, hablaron , los escuché  y quedé que ya hablaría con ellos al día siguiente .

 

 

 

100_2432 (Medium)

Entonces volví a ser consciente,  que ya no habría día siguiente, que el problema le tocaría resolverlo a otra maestra o maestro nuevo, que si había echado de menos a todos los compañeros que se habían ido, siempre después habían llegado otros, cada vez más jóvenes, que también me habían llenado la vida de esperanza porque me recordaban mis mismas ilusiones renovadas y que la vida seguía y al fin y al cabo nadie somos imprescindibles.  Ahora  era el momento de marchar,  de puntillas , recoger unas fotos del cajón y marcharme .

Me crucé en con Marta y le dije “ Hasta mañana “ .Y me noté  un nudo en la garganta al pensar que atravesaría el patio por última vez .

 

 

_MG_1583V2 (Medium)

 

 

Pero al salir me encontré a una madre, Josefa, me saludó afectuosa, me dijo que iba a una reunión con el Ampa y reparé  en la fugacidad del tiempo, puesto que yo la recordaba  con sus 6 años y era de los primeros alumnos que tuve en Vila seca .

Saqué del bolso  una foto suya, de niña, conmigo, una foto que nos hicieron  hace 30 años. Se emocionó por el hecho de haberla yo conservado con tanto cariño, se la regalé.

Me sentí realmente afortunada de haber podido ser maestra de ella y de su hija y de pronto fue como un cambio de cromos  porque a   la que fue mi niña de las trenzas le regalé una pieza del puzzle de su infancia y ella me regaló a cambio un jirón de mi juventud y del mundo  virginal que, entonces,  estaba construyendo con mis compañeros del Mestral.

 

 

IMG_1571 (Medium)

 

Así , en ese intercambio de cromos se nos había  pasado, curvo, el tiempo,  como un estribillo de canción  de corro,  o un largo baile de peonza; en donde yo me convertí en maestra vieja y ella en madre que venía a  recoger  a su niña  de seis años a  la puerta del colegio..

Tiempo por tiempo,  cromo por cromo, retrato por retrato, recreo a recreo…

¡Cuánto nos habíamos  enriquecido de amor en el mismo patio de la memoria en donde fuimos felices ¡ a lomos de Platero  o persiguiendo el vuelo de Juan Salvador Gaviota ¡.

Me sentí llena ,con una inmensa gratitud hacia la vida . A mis padres, a mis compañeros , a mis alumnos, a mi hijo… y por haber podido dedicarme toda mi vida a la profesión que elegí y desempeñé con pasión y amor .Se puede decir que acabé la jornada en plenitud y satisfacción.

 

 

 

FELICES2 (Medium)

 

Al día siguiente me dediqué  a la reconquista de un desconocido tiempo.

 

Recordé que, desde mi más párvula infancia hasta el día anterior , tampoco había conocido lo que era la vida de una mañana  cotidiana y simple, a extramuros de los horarios de la escuela.

Paseé por el parque del trenecito rojo que descansaba de tanto viaje imaginario,entre  zureos  de palomas, no perseguidas  por correrías infantiles que les espantasen el  vuelo.

Me  sentí  como una vieja-niña que, de pronto, tuviera la osadía de hacer novillos y me felicité por ello.

 

fiesta 032 (Medium)

 

Vila-seca, 25 de Junio de 2015.

 

 

María Teresa Bravo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

One Comment to “EL ADIÓS, DIARIO DEL ÚLTIMO DÍA DE TRABAJO DE UNA MAESTRA, POR MARÍA TERESA BRAVO,”

  1. Laia Santacreu dice:

    ¡Felicidades Mayte! Por los momentos compartidos, por tu poesía, por tus sueños, por esos cuentos envueltos en papiroflexia, por los juegos disparatados, por las sillas sobre la cabeza, por el prohibido prohibir, por la música, por la biblioteca, por los dibujos en paint, por tantos libros, por tu sonrisa, por tus letras, tus visitas de música y poesía a la gente mayor, por tantos Sant Jordis, por tu ejemplo, por tu compañía, por tu palabra amable y, sobretodo, por ser inspiración a tantos y tantas que, como yo, renunciamos a seguir imaginando.

Leave a Comment