EL INFANTICIDIO EN EL IMPERIO ROMANO

jul 12th, 2014 | By | Category: HISTORIA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

romuloremo

 

El infanticidio era un hecho de la vida en la antigua Roma. En la historia de la fundación de la ciudad, dos bebés abandonados, Rómulo y Remo, fueron amamantados por una loba, como se muestra en esta escultura de la Basílica de Aquileia.

Los hijos, por oposición a los esclavos, son llamados a veces “liberi/-orum“, término que procede del adjetivo “liber/-era/-erum: libre“. A pesar del nombre, la situación jurídica de los hijos difiere poco de la de los esclavos en Roma  ya que la “patria potestas” daba al “pater familias” un enorme poder sobre ellos.

Este poder se sustanciaba en los siguientes derechos:

    • “Ius exponendi”, derecho a aceptar o no dentro de la familia al recién nacido. Cuando un niño nacía era depositado por la comadrona en el suelo. Si el padre aceptaba al hijo, lo recogía u ordenaba que fuera amamantado;  en caso contrario era abandonado en un vertedero o junto a la columna Lactaria.

Las causas que llevaban a un padre a rechazar a un hijo eran muchas (defectos físicos, dudas acerca de la paternidad, …). Eso sí, era más fácil que fuera expuesta una niña que un niño.

La exposición de un hijo no deseado era una práctica tan habitual en Roma que ni las leyes consiguieron frenarla (desde Rómulo existía una ley de dudosa eficacia que penaba con la confiscación de la mitad del patrimonio el abandono de un varón o de una hembra, si ésta era la primera hija).

  • “Ius vitae necisque”, derecho a ordenar la muerte de cualquiera de los hijos. Se trata de una medida extrema que el “pater familias” tomaba generalmente tras consultar a un consejo de familiares y para castigar una falta gravísima (comisión de delito contra el Estado en caso del varón, relaciones ilícitas en caso de la hija).
  • ” Ius vendendi”, derecho a vender a los hijos como esclavos. Si el niño vendido era manumitido por su amo, volvía a estar sometido a la “patria potestas“. El hijo sólo conseguía ser “suo iure” si era vendido tres veces por el padre y manumitido otras tres por el amo. En el caso de las hijas con una bastaba.

La existencia de estos derechos no implicaba que fueran ejercidos indiscriminada o caprichosamente ni que la situación fuera la misma en todo momento:

  • Los dos últimos derechos no se ejercían ya a finales de la República. Por eso despertó tanta indignación la actuación de Catilina, noble romano que en el siglo I a.C. mató a su hijo de 12 años, fruto de un matrimonio anterior, sin otro motivo que propiciar un futuro matrimonio

 

parto3

 

Hallazgo de una fosa común que contenía los restos de unos 100 bebés en

un poblado de la época romana cerca de Londres

 

Los científicos creen que el sitio era un burdel y las pruebas llevadas a cabo sugieren que todos murieron tras las 40 semanas de gestación, justo después de nacer, y no por causas naturales.

Los arqueólogos del Centro de Patrimonio Cultural Inglés para Arqueología y la organización Chiltern Archaeology, sospechan que los habitantes del lugar quizás mataban sistemáticamente a los bebés no deseados. “La única explicación posible es que este sitio tuvo que haber sido un burdel”, afirma la doctora Jill Eyers, directora de Chiltern Archaeology“Como los métodos anticonceptivos de la época eran poco o nada efectivos, los embarazos no deseados tuvieron que ser muy comunes en los burdeles romanos”. Y el infanticidio, dice, quizás no era una práctica tan terrible en la era romana como lo es hoy en día.

Los registros arqueológicos sugieren que en esa época no se consideraba a los infantes como seres humanos “completos” sino hasta que cumplían dos años. Los niños menores de esa edad no eran enterrados en los cementerios. Los entierros de infantes tendían a llevarse a cabo en las áreas domésticas. Pero aún así, dicen los expertos, el número de bebés muertos que se encontraron en el pueblo de Yewden, en Hambleden, es “extraordinario”. “Logramos ubicar un número enorme de cajas con hallazgos arqueológicos, entre los cuales habían 97 esqueletos de infantes”, dijo a la BBC la doctora Eyers. “Decidí que era un hallazgo importante para comprobar la teoría de si los romanos, y los romano-británicos en este país, realmente practicaban el infanticidio”. “Varios escritores lo han sugerido. En Roma, por ejemplo, lo dijo Plinio, así que analizamos los 97 esqueletos y descubrimos que, de hecho, todos murieron al nacer”, agrega la arqueóloga.

 

Los investigadores calcularon las edades de los infantes midiendo la longitud de sus huesos, y descubrieron que todos tenían un tamaño similar. El doctor Simon Mays, biólogo del Centro de Patrimonio Cultural Inglés, quien investiga el hallazgo, cree que esto apunta a un infanticidio sistemático en el nacimiento más que a una muerte por causas naturales, la cual hubiera ocurrido en distintas edades.

 

Una nueva mirada a un conjunto de huesos de bebés descubierto en Gran Bretaña está alterando las hipótesis acerca de por qué los antiguos romanos cometían infanticidio.

Las niñas infantiles, aparentemente, no fueron asesinadas con más frecuencia que los niños varones, según informa un equipo de investigadores en la revista Journal of Archaeological Science.

“Muy a menudo, las sociedades han preferido a los hijos varones, así que, cuando practican el  infanticidio, tienden a ser los bebés de sexo masculino los que se mantienen, y los bebés de sexo femenino los que se matan”, dice el investigador del estudio Simon Mays (izquierda), especialista en biólogía del esqueleto de English Heritage (Patrimonio Inglés), una organización no gubernamental que protege los sitios históricos.

Aunque los antiguos romanos, de hecho, preferían a los niños varones, no hay pruebas de que fueran tan lejos con el infanticidio como para sesgar la proporción entre ambos sexos, dice Mays a LiveScience.

Pequeños esqueletos

Mays y sus colegas utilizaron una técnica llamada análisis de ADN antiguo para estudiar los huesos infantiles que se encontraron en un lugar llamado Yewden Villa, cerca de Hambleden, en Inglaterra. Dicho enclave fue excavado por primera vez en 1912, y, aunque se encontró que guardaba restos de bebés que se remontaban a unos 1.800 años atrás, se pensaba que los mismos ya se habían perdido, dijo Mays.

Pero hace poco, casi un siglo después de la excavación inicial, la arqueóloga Jill Eyers (derecha), directora de Chiltern Arqueology, en Inglaterra, encontró los huesos escondidos en pequeñas cajas en un archivo de un museo del lugar.

 

En 2011, Mays y Eyers publicaron un estudio de los huesos en el que sugerían que los bebés fueron víctimas de infanticidio, basándose en el hecho de que las mediciones de los huesos largos de los brazos y las piernas sugerían que todos los bebés murieron a la misma edad, justo en el momento del nacimiento.

 

Si las muertes habían sido de modo natural, Mays dijo que esperaba ver algunos bebés prematuros, algunos que hubieran muerto alrededor del momento del nacimiento y otros que murieran semanas después del mismo.

 

Debido a la gran cantidad de esqueletos encontrados, los investigadores especularon en su día que el lugar contuvo un burdel y que los bebés eran de las prostitutas. Pero esa idea siempre fue“una posibilidad remota”, dijo Mays.

Los científicos creen que el sitio era un burdel y las pruebas llevadas a cabo sugieren que todos murieron tras las 40 semanas de gestación, justo después de nacer, y no por causas naturales.

Los arqueólogos del Centro de Patrimonio Cultural Inglés para Arqueología y la organización Chiltern Archaeology, sospechan que los habitantes del lugar quizás mataban sistemáticamente a los bebés no deseados. “La única explicación posible es que este sitio tuvo que haber sido un burdel”, afirma la doctora Jill Eyers, directora de Chiltern Archaeology“Como los métodos anticonceptivos de la época eran poco o nada efectivos, los embarazos no deseados tuvieron que ser muy comunes en los burdeles romanos”. Y el infanticidio, dice, quizás no era una práctica tan terrible en la era romana como lo es hoy en día.

Los registros arqueológicos sugieren que en esa época no se consideraba a los infantes como seres humanos “completos” sino hasta que cumplían dos años. Los niños menores de esa edad no eran enterrados en los cementerios. Los entierros de infantes tendían a llevarse a cabo en las áreas domésticas. Pero aún así, dicen los expertos, el número de bebés muertos que se encontraron en el pueblo de Yewden, en Hambleden, es “extraordinario”. “Logramos ubicar un número enorme de cajas con hallazgos arqueológicos, entre los cuales habían 97 esqueletos de infantes”, dijo a la BBC la doctora Eyers. “Decidí que era un hallazgo importante para comprobar la teoría de si los romanos, y los romano-británicos en este país, realmente practicaban el infanticidio”. “Varios escritores lo han sugerido. En Roma, por ejemplo, lo dijo Plinio, así que analizamos los 97 esqueletos y descubrimos que, de hecho, todos murieron al nacer”, agrega la arqueóloga.

 

Los investigadores calcularon las edades de los infantes midiendo la longitud de sus huesos, y descubrieron que todos tenían un tamaño similar. El doctor Simon Mays, biólogo del Centro de Patrimonio Cultural Inglés, quien investiga el hallazgo, cree que esto apunta a un infanticidio sistemático en el nacimiento más que a una muerte por causas naturales, la cual hubiera ocurrido en distintas edades.

 

parto2

 

Clase alta

El sitio de Hambleden, cerca del rio Támesis, fue excavado en 1912 e identificado como un pueblo romano de alta clase social. La excavación fue en escala masiva, pero ahora el lugar quedó enterrado bajo un campo de trigo.

Sin embargo, Alfred Heneage Cocks, un arqueólogo y naturalista de la época, dejó registros meticulosos del proyecto. Recientemente fueron redescubiertas en el Museo del Condado de Buckinghamshire más de 300 cajas llenas de artefactos, cerámica y huesos junto con el informe original de Cocks, publicado en 1921, y un pequeño archivo fotográfico. Los registros muestran la ubicación precisa de los cuerpos de los infantes, que estaban escondidos bajo paredes o enterrados en patios uno junto al otro. El informe original de Cocks, sin embargo, pone muy poca atención a estos restos. Y hasta ahora serán analizados por los arqueólogos por primera vez. El equipo planeó llevar a cabo pruebas de ADN en los esqueletos para poder establecer su género y posible parentesco entre sí.

Los arqueólogos también están tratando de desvelar cualquier otra información que pudiera sugerir cuál era el motivo de esa práctica. Un hallazgo similar fue descubierto en Ashkelon, Israel. “Era un sitio romano donde se encontró un número similar de infantes, unos cien esqueletos”, dice la doctora Eyers. “Y las estadísticas de ese hallazgo son exactamente las mismas que éste: 97 infantes de 40 semanas de gestación, todos muertos, y nadie de ninguna otra edad”. “Así que mi conclusión es que en este tranquilo y frondoso pueblo de Inglaterra existió un burdel durante la época romana”,

En el nuevo estudio, los investigadores profundizan en por qué estos bebés fueron asesinados. Antiguos textos romanos se refieren al infanticidio como una práctica aceptada, y era, además, la única forma en que la gente podía controlar el tamaño de sus familias en una época anterior a la anticoncepción fiable. (De hecho, el mito de la fundación de Roma implica a dos niños gemelos, Rómulo y Remo, que son abandonados por su madre para que mueran, pero que son salvados por un animal salvaje.)

Sin embargo, los textos se refieren al infanticidio en la misma Roma, la cual tenía una cultura diferente a la de sus territorios lejanos, como los de Gran Bretaña, dice Mays.

Y a pesar de que la preferencia por los niños varones sugiere que los romanos practicaban el infanticidio selectivo por sexo, agrega Mays, sólo hay un documento que apoye esa hipótesis: una carta de un soldado romano destinado en Inglaterra a su esposa embarazada, en la que le dice que no se moleste en mantener al bebé si es una niña cuando nazca.

 

 

Las pruebas de ADN

 

Es imposible saber el sexo de un bebé mirando la forma de los huesos. Las diferencias de sexo sólo emergen después de la pubertad, dijo Mays. Así que los investigadores recurrieron a una nueva herramienta: el análisis de ADN antiguo. Los expertos evaluaron 33 de los 35 restos más completos, pero, debido a que el ADN no se conserva bien en huesos muy viejos, los investigadores sólo fueron capaces de desentrañar las secuencias genéticas de 12 de los 33 disponibles.

 

“De ellos, siete eran mujeres y cinco varones, una proporción de sexos relativamente uniforme”, dijo Mays.

 

Y lo que es más, ninguno de los bebés compartía una misma madre, un revés en contra de la hipótesis de burdel. Si los bebés eran hijos de las prostitutas, dice Mays, las mujeres probablemente habrían estado embarazadas una y otra vez.

 

Los 12 bebés estudiados en el nuevo documento llevan a que el número total de los mismos que se consideran víctimas de infanticidio, y que han sido sometidos a las pruebas de ADN, sea de 25. Ahora bien, en general, no hay evidencias de que los niñas sufrieran la muerte con mayor frecuencia.
“Parece como si los romanos no estuvieran usando el infanticidio para manipular la proporción de sexos”, arguye Mays.

 

“Ahora que podemos usar el ADN para saber si los bebés eran hombres o mujeres, estamos comenzando a revisar los supuestos comúnmente aceptados sobre el infanticidio en el mundo romano”, dijo Kristina Killgrove (izquierda), un bioarqueóloga de la Universidad de Florida Oeste, la cual no ha participado en la investigación.

 A pesar de que a la gente moderna le parezca horripilante la muerte de recién nacidos, en la antigua Roma los bebés no eran considerados plenamente humanos al nacer, dijo Mays. No obstante, ellos ganaron humanidad a través del tiempo, primero con su nombramiento a los pocos días de nacer, y más tarde cuando ellos ya cortaban con los dientes y podían comer alimentos sólidos.

No cabe duda que la vida en la época romana tenía aspectos muy duros y dramáticos. ¿Hasta qué punto muchas de esas mujeres que ejercían la prostitución en ese burdel de la Villa Yewden, en Hambleden (Buckinghamshire), eran esclavas? Cabría especular que serían escasas, pues sus hijos pasaban a ser propiedad también de sus amos, y el hecho de matar a los bebés no dejaba de ser una forma de privar al mismo de tal derecho de propiedad, a no ser que éste lo permitiera.

En cualquier caso, hay que tener en cuenta que también en el Derecho Romano se consideraba que el feto seguía siéndolo incluso 24 horas después de haber nacido, lo que daba la posibilidad de llevar a cabo su muerte sin que se produjeran consecuencias de herencia, u otras, al no tener personalidad jurídica completa.

 

mercado (1)

 

Vías para la esclavitud

En Roma la condición de esclavo podía adquirirse por varias vías:

  • Por nacimiento. Todo hijo de una esclava se convertía automáticamente en esclavo del dueño de su madre. Los esclavos de este tipo, nacidos en el seno familiar, eran particularmente apreciados por su fidelidad y recibían el nombre de “vernae“.
  •  Por derecho de conquista. Los romanos subastaban (“sub hasta“) como esclavo a todo enemigo capturado en el curso de una guerra. Esta costumbre pervivió hasta la Edad Moderna (en el 995 Otón el Grande, rey de Germania, derrotó a los húngaros, pueblo eslavo, y vendió como esclavos a los prisioneros; su número era tal que desde entonces el genticilio “eslavo/esclavo” -slave- se convirtió en sinómino de siervo).
  • Por insolvencia. Un deudor insolvente podía ser reducido a esclavitud por sus acreedores. El dinero obtenido de la venta era destinado a cubrir la deuda contraída. A finales de la República este derecho, dado lo impopular que era, no se ejercía.
  • Por exposición o venta. Era habitual en Roma abandonar a los hijos recién nacidos si no eran acogidos en el seno familiar. Los bebés expuestos podían ser recogidos por cualquiera para criarlos y venderlos como esclavos.

 

 

 

 

 Fuente: LiveScience | Stephanie Pappas | 24 de enero de 2014 (Traducción de G.C.C. para Terrae Antiqvae)

 

http://terraeantiqvae.com/profiles/blogs/eran-infanticidas-los-romanos#.U7zuppR_smF

 

http://terraeantiqvae.com/profiles/blogs/el-infanticidio-en-el-imperio-romano-no-tenia-preferencia-de-sexo#.U7zr5pR_smG

 

http://www.luduslitterarius.net/realia/La_familia_romana.html

One Comment to “EL INFANTICIDIO EN EL IMPERIO ROMANO”

  1. No solamente el infanticidio se ejecuta en los burdeles. También un padre, noble, en la escena de la elevatio, podía renunciar a su hijo sencillamente dándole la espalda cuando se lo presentaban. Los motivos podían ser muchos y variados: no poder mantenerlos, ser ilegítimo, etc. Por desgracia, sin embargo, nada de esto es nuevo: basta con recordar a Edipo, abandonado en el bosque de Citerión. Edipo es una figura representativa de todos aquellos niños expuestos, práctica que siguió hasta hace bien poco. No hay más que leer a Blasco Ibáñez para saber cómo se abandonaban a los niños en la Valencia del siglo XIX, o el famoso cuento de Pulgarcito. Estas costumbres, por llamarlas de algún modo, no solo fueron costumbres romanas. Así, por ejemplo, las niñas que en la Edad Media no podían casarlas las metían en un convento. Léase Los demonios de Loudoun, entre otros. Y con respecto a Roma, y para acabar, se pueden ver los libros de Robert C. Knapp, Los olvidados de Roma, o los de José Guillén, Vrbs Roma, el 4º sobre todo. Las condiciones de vida eran duras. Y los niños siempre han sido las personas más indefensas. A veces parece mentira que la humanidad siga existiendo. Pues no olvidemos que, al mismo tiempo que se hacía esto, se escribían maravillosas obras de teatro, de filosofía o de política… A veces la vida y la muerte de los otros no tiene ninguna importancia. Por desgracia pocas cosas han cambiado. No hay más que mirar a nuestro alrededor: guerras, violaciones, etc. Y Europa pendiente de unos partidos de fútbol. Sí, al que Dios se la da, san Pedro se la bendiga.

Leave a Comment


5 + nueve =