LAS PRIMERAS CARTAS DE MUJERES : CORRESPONDENCIA EN ÉPOCA ROMANA

May 6th, 2013 | By | Category: Epistolarios

 

 

Para poder leer, alguien tiene que escribir, ¿verdad? Pues bien, hoy os presento el primer documento conocido escrito por una mujer. Se trata de una correspondencia de época romana.
En la Gran Bretaña romana se construyó una importante fortificación llamada Muralla Adriana que quería protegir la parte romana de la isla de las incursiones de los pueblos autóctonos. A lo largo de toda la fortificación había regimientos del ejército romano acuartelados en varios Fuertes. En uno de ellos, en el transcurso de la una excavación en 1973 se descubrió una documentación excepcional, las conocidas Tabletas de Vindolanda. Son inscripcions en madera, con tinta de carbón y fechadas entre los siglos I y II dC.
En estos documentos se han encontrado escritos relacionados con asuntos militares y mensajes personales dirigides a los militares y a sus familias. Son lo que hoy en día considerarÍAamos corresondencia personal del acuartelamiento. Pocas veces la documentación nos permite acercarnos a la intimidad del día a día en épocas tan antiguas.
Hoy conoceremos a dos mujeres.
Suplica Lepidina, mujer de Flavio Cerialis, perfecto de la novena Cohorte de Batavianos y a su hermana Claudia Severa, de quien conservamos dos cartas encontrades en la casa de Suplica. Leámoslas.
 

 

11 de septiembre, hermana, el día de mi cumpleaños, te envio esta invitación para asegurarme que estarás aquí con nosotros, haciendo así más agradable mi día si tú estarás presente. Saluda de mi parte a tu Cerialis. También lo saludan mi Aelio y mi pequeño hijo. Te espero, hermana.
Adiós hermana, mi alma más querida. Te saludo.
La segunda carta no está tan bien conservada y hay algunas partes que no se han podido leer, como veréis …

Tal y como hablé contigo, le he pedido a mi marido Brocchus y podré ir contigo. Le pregunté y él me respondió que no tenía ningún problema en permitirme ir contigo, junto con (… ..) para ir contigo como sea. Para venir hay ciertas cosas esenciales que (….). Recibirás las cartas donde te indique lo haré (…). Permaneceré en Briga.
 Adiós a mi hermana, mi más querida y deseada alma.
Estos son los textos más bien conservados de Vindolanda. Es también la primera vez en la historia que se reconoce una mano femenina que escribe. No será la última. Aquí estamos nosotras, ¿verdad? Con un teclado, eso sí!
En la primera carta conocemos los preparativos para celebrar su cumpleaños y sabemos que tenía una pequeña familia compuesta por el marido y un hijo.
En la segunda sabemos que Claudia tiene intención de hacer un viaje para ver a la hermana. Parece que Claudia irá acompañada pero no se puede leer por quién. Yo pienso que debía ser su hijo (quien sino?). También hace ciertos preparativos, lástima que no sabemos cuáles eran esas cosas esenciales que pedía para hacer el viaje. ¡Todas sabemos qué lío esto de viajar con niños! Quizá Claudia también lo sabía y le pedía a la hermana que tuviera ciertas cosas preparadas.
Son emocionantes para mí estas cartas. Se me hacen muy cercanas a estas mujeres. Madres, hermanas, escritoras, con vida social y cierta autonomía. Tienen hijos.
 Claudia era madre y muchas otras cosas.
 Como nosotros, sólo que 1900 años antes … ¡tampoco es tanto!
 (Los textos se encuentran todos en línea en una página muy completa, os paso el enlace; 
 FUENTE

http://maternalias.blogspot.com.es/2013/04/mujeres-que-escriben.html

Leave a Comment